El blog de Jaizki

05 octubre 2006

Responsabilidad

Es impresionante lo que crece esta palabra cuando se mira a otros, y lo que encoge cuando se mira a uno mismo.

No hago más que leer que las empresas sólo buscan maximizar sus beneficios, que se deslocalizan dejando tirados a los trabajadores, que la ética les es completamente ajena, que se aprovechan de los consumidores, que no respetan el medio ambiente, etc.

Y yo me pregunto si para variar alguna vez seremos capaces de dejar de echar balones fuera, mirarnos al espejo y preguntarnos: ¿y yo qué coño estoy haciendo?

Es genial decir que las empresas son muy malas, y después, como consumidor, cuando tienes la oportunidad -y la obligación- de decidir sobre lo que es válido y lo que no, cuando puedes votar por el tipo de empresas se merecen que te gastes el dinero en ellas... entonces, te olvidas de tu responsabilidad y elijes lo que luego dices detestar.

¿Por qué te quejas de que tu empresa se vaya a Polonia y te deje en la calle si cuando vas al supermercado sólo miras el precio?

¿Por qué te quejas de que una empresa busque sólo hacer más dinero, si a la hora de comprar te la trae floja lo que esa empresa hace o deja de hacer en su entorno social, con el medio ambiente o con sus empleados?

¿Por qué te quejas de que una empresa se aproveche de ti cobrándote el doble de lo que cobra por lo mismo en otro país, si después vas y lo compras?

¿Por qué no dejas de quejarte de una vez y empiezas a hacer algo para variar?

A ver si nos enteramos de una vez que en un mercado libre, no solo tenemos libertad para elegir, tenemos la responsabilidad de hacerlo pensando en el mundo que queremos. Y si no estamos dispuestos a asumir la responsabilidad, ¿de qué leches nos quejamos?

Etiquetas:

enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

View blog reactions | Blogs que enlazan esta entrada

13 comentarios:

  • Pues yo, al menos, me quejo de que en ese supuesto "mercado libre" para lo único que somos libres es para consumir, en el supuesto caso de que tengamos recursos. Lástima que una gran mayoría de los humanos no la tengan. Eso sí, en sus respectivos países les dirán que hay "libertad de mercado".

    Por cierto, es un alivio volver a leerte en tu ubicación original. Ya pensaba que te habías perdido por la blogosfera... ;-)

    Por Anonymous fernando mh. Fecha y hora: 6/10/06 01:05  

  • Hola Jaizky, se puede decir mas alto, pero no mas claro. Has puesto el dedo en la llaga de la sociedad capitalista, todo por la pasta. Pero seamos un poco optimistas, y pensemos que poco a poco las empresas se están preocupando mas por los temas sociales y de medio ambiente. Aunque sea un poco obligados por leyes y sentir popular.

    Por Anonymous Félix. Fecha y hora: 6/10/06 09:56  

  • Fernando, curiosamente el día después de decir que iba a escribir poco, me descuelgo con un escrito de esos polémicos que tanto me gustan. ;)

    Por cierto, aclaro por si acaso que el estilo de la entrada, apelando al lector directamente, no iba específicamente dirigido ni a ti, ni a Julen, ni a Consultor Anónimo, que sois los tres a los que enlazo.

    No sólo eres libre para consumir, también para no consumir si no quieres. Y esa libertad da mucho más poder de decisión del que creemos. Mucho más que ese voto que algunos depositan cada cuatro años en una urna. Yo hace tiempo que dejé de comprar ese producto.

    En cuanto a lo de la gente que no tiene recursos, acepto completamente la objeción, pero eso no reduce un ápice la responsabilidad de los que si los tienen. Los mismos que pueden decidir comprar en tiendas de comercio justo, o productos de los países más pobres. Lo que no vale es decir que eso es cosa del gobierno.

    Félix, me temo que en todo lo que respecte a la humanidad yo no voy a ser nunca optimista, tengo la misantropía -a lo Schopenhauer- demasiado arraigada en mi pensamiento.

    Sin embargo, el que las empresas se preocupen de temas sociales y de medio ambiente, es una demostración de que es económicamente rentable. Lo que, increíblemente y sin que sirva de precedente, dice algo bueno de los consumidores.

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 6/10/06 19:57  

  • Estando de acuerdo con toda tu argumentación y parafraseándote,
    ¿y qué coño haces tú?
    ¿Quién es el que se está quejando en este post?

    con cariño

    Por Blogger Nice. Fecha y hora: 6/10/06 23:39  

  • Nice, muy buen apunte. ;)

    Efectivamente me quejo de la falta de consecuencia de una sociedad que dice que quiere A pero que, a la hora de la verdad, hace o favorece que se haga B.

    No creo que se pueda alterar el comportamiento de la sociedad con decisiones de compra. Así que las únicas formas que se me ocurren son: aplicarse uno mismo lo que predica, para ver si cunde el ejemplo, y revelar esas inconsistencias para que más personas se den cuenta de ellas y puedan hacer algo.

    Eso es lo que pretendo hacer con esta entrada y con los comentarios que en ese mismo sentido he dejado en varios blogs. Estoy seguro de que se pueden hacer más cosas -admito sugerencias-, pero creo que ya es hacer algo.

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 7/10/06 13:36  

  • Ahí iba yo, y lo has captado finamente.
    La idea es no convencer ni predicar (error en el que caigo habitualmente pero que estoy en vías de evitar), sino de inspirar. Inspirar con el ejemplo. Ya sé que es muy etereo y fácil de decir, pero como decía Gandhi:"conviértete en el cambio que quieres ver en el mundo". En esa línea iba el post que escribí El poder del yo

    Un abrazo

    Por Blogger Nice. Fecha y hora: 7/10/06 21:59  

  • Nice, interesante punto.

    Estoy convencido de la inspiración es mucho más poderosa que el predicamento. Sin embargo, creo que desvelar las inconsistencias de un sistema puede ayudar a que otros se den cuenta de cosas en las que no habían pensado.

    Por cierto, muy buena tu entrada.

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 12/10/06 19:00  

  • La deslocalización de las empresas puede deberse a múltiples causas (entiéndase varias en cada caso) así que meterlas todas en el mismo saco y afirmar que el comportamiento de los consumidores como única causa, me parece igual que hacer responsable al fumador de la contaminación. Algo tienen que ver pero es un algo muy algo, muy poco.

    El mundo occidental se basa en el derecho positivo y el consuetudinario que codifican costumbres pacíficas de autocontrol, que procesan y clasifican un conocimiento incomparablemente superior al de cualquiera de sus individuos, y que son el motor primario para nuevos grados de complejidad. El eje primario de estos hábitos es el cumplimiento de los
    negocios jurídicos o contratos. Y en el caso de las deslocalizaciones hay una parte que decide rescindir el contrato. Y otra parte protesta. En algunos casos hay agravantes como haber cobrado esas alegres subvenciones que los poderes políticos conceden a manos llenas a las empresas, en diversas modalidades, para reforzar ese contrato. Pero deciden por multiples razones irse. La parte "perjudicada" reclama su indemnización y fuera del contrato mercantil una parte de la sociedad, y aquí sí creo que convendría analizar caso por caso y no confundir churras con merinas, se siente (con más o menos acierto) perjudicada y protesta. Del mismo modo que si tu casero antes de la finalización del contrato y con las indemnizaciones que la ley contempla decide desalojarte de tu piso, tú protestarías. Pero esto lo ha de resolver, insisto, el derecho. EL desaguisado simbólico y el torpe juego de ¿quién es el culpable? queda bien en la sociedad del espectáculo.

    De todos modos, y siguiendo tu término de "mercado libre", si lo es uno puede consumir lo que le venga en gana. Otra cosa sería saber si el consumidor, generalmente agotado de tanta publicidad, se cosca y está bien informado a la hora de consumir, y si no está hasta el colodrillo de tanto mensaje interesado y al final opta por lo barato, lo malo, lo chino. ¿mercado libre? pues eso. (Como apunte comentar que mercado libre es un término, si no recuerdo mal de la guerra fría, esto es, pura y simple propaganda; sería bueno optar por términos menos chamuscados de corrección polítca de cartón piedra y describir el mercado como lo que es, libre en algunas cosas y no libre en otras muchas).

    A veces nos olvidamos de lo importante que es la publicidad, los mensajes que las empresas (y sólo las empresas) elaboran para promocionar sus productos y/o vilipendiar a los otros. Y que el consumidor está bombardeado por marcas que aparecen en el césped del Camp Nou, en las uñas de Alonso, en el cuerpo desnudo de un striker profesional. Y frente a este asedio empresarial que oculta lo que la empresa hace de verdad en el entorno, en su medio ambiente, en todo lo que no sea el spot, el anuncio impreso, la cuenta de resultados, el consumidor está no sólo indefenso, sino impotente. Así que cuando hablemos de tendencias de consumo no obviemos la realidad donde entre el fabricante y el consumidor hay todo un bosque lleno de fieras que no permite, ni plantearse acercarse a los árboles.

    Y puestos a hablar de responsabilidad porqué no mirar a las mayores firmas de inversión del mundo que mueven millones de dólares por segundo de un lado a otro del planeta con casi total impunidad. No lo digo por echar balones fuera, lo digo para que nos fijemos por ejemplo en el Grupo Carlyle Carlyle donde trabajar expremieres británicos, exsecretarios de estado eeuu, en fin. No consuela mucho verles, pero antes que rompernos la cara por si se ha ido al este de Europa la empresa X convendría saber si estos señores tienen algo que ver. Por ejemplo, en forzar a que Polonia no aplique los impuestos sobre royalties para que, independientemente de lo que los consumidores hagan, la marca x se vaya allí, porque se ahorra unos millones de euros al año.

    Por Anonymous jorfasan. Fecha y hora: 19/10/06 19:31  

  • Jorfasan, la deslocalización sólo se debe a una causa, querer ganar más dinero. Si los consumidores te penalizan por hacerlo, no ganas dinero haciéndolo, y deja de ser interesante.

    Si el Estado da subvenciones que no exigen devolución si la empresa deja de cumplir las condiciones que dieron derecho a ellas, la culpa es del Estado. Habría que exigir responsabilidades a quienes redactaron las leyes que hicieron posibles esas subvenciones.

    Si por contratos rotos te refieres a los empleados que se van a la calle, evidentemente se les finiquitará según corresponda por ley o quizás algo mejor. Pero las compensaciones legales aplicables, no significan que ahí se acabe el tema. Si como consumidor quieres defender a las empresas que anteponen su compromiso social al beneficio económico, deberías comprar los productos de estas últimas. Si no lo haces, cuando te toque ser el que se vaya a la calle, no protestes.

    Si crees que es un tema que no merece tu atención, cuando te toque ser el que se vaya a la calle, no protestes.

    Que los datos no son evidentes, por supuesto, pero repito que si no te importa cuando afecta a otros, por qué a otros les debería importar cuando te afecta a ti.

    Lo reflejó muy bien el pastor luterano alemán Martin Niemöller, refiriéndose al nazismo.

    "Cuando los nazis vinieron a buscar a los comunistas, guardé silencio, porque yo no era comunista,
    Cuando encarcelaron a los socialdemócratas, guardé silencio, porque yo no era socialdemócrata,
    Cuando vinieron a buscar a los sindicalistas, no protesté, porque yo no era sindicalista,
    Cuando vinieron a buscar a los judíos, no protesté, porque yo no era judío,
    Cuando vinieron a buscarme, no había nadie más que pudiera protestar."

    El Grupo Carlyle busca, como todos, el beneficio. Si deja de ser rentable irse a Polonia, no moverán allí ninguna empresa. Si en vez de echar balones fuera, diciendo lo difícil que está el tema, empezamos a consumir pensando en el mundo en el que queremos vivir, quizás consigamos que se parezca un poco.

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 20/10/06 23:44  

  • Jaizki, el Estado no existe, as such, como culpable. Existen las personas que en su nombre toman decisiones sobre subvencionar a empresas aplicando las leyes. Las derogación de leyes no creo que se consiga mediante la exigencia de responsabilidades a sus redactores (no creas, que me disgusta la idea) sino mediante la aprobación de nuevas -por los mecanismos que todos conocen del poder legislativo- que hagan obsoletas las anteriores. La salida de dinero hacia las empresas tiene pinta de estar regulada de una manera bastante lamentable y me temo que sólo es fácil empeorarla y saquear más las arcas del Estado. Pero eso es otro hilo.

    En esta sociedad de consumo avanzado es muy complicado saber cuáles son las empresas que como tú dices "las empresas que anteponen su compromiso social al beneficio económico". La buena imagen de los compromisos sociales ha sido utilizado por empresas de todo tamaño para poder mejorar su cuenta de resultados. Empresas cuya publicidad no es sino falsa, parcial o puro humo carecen de credibilidad alguna cuando afirman cierto tipo de sensibilidad social. El compromiso social es, par desgracia de las empresas que sí lo practican con vocación y modestia, un aditivo tóxico en la publicidad debido a que atonta al consumidor.

    "Si crees que es un tema que no merece tu atención, cuando te toque ser el que se vaya a la calle, no protestes."
    En primer lugar yo protestaré cuando y cómo me dé la gana, señor Jaizki: ni cometeré la inconveniencia de molestarle a usted con mi torpe criterio de lo que es protestable y lo que no, ni considero su baremo -aquí expuesto- medianamente aceptable. La protesta es afortunadamente una decisión mía y/o grupal y si yo le concediera a usted el honor de opinar sobre protestas en las que yo me viera involucrado, será usted entonces -y sólo entonces- quien considere si opinar o no, y qué opinar si decide hacerlo. De mientras ahórrese estas exhortaciones curiles que atascan la discusión en barrizales personales de poco calado.

    A ver si puedo demostrarle, y me lee con atención, que sí me preocupa esta cuestión (la verdad es que el ejemplo del pastor luterano está traído por los pelos, y confío por el bien de los dos que sea una exageración). Le pongo una diapo. Cuando Telefónica y todas las operadoras de telefonía deslocalizan sus sistemas de atención al cliente, es a mi modo de entender un asunto gubernamental. No se puede permitir a empresas con ese nivel de beneficios puedan llevar a cabo este tipo de políticas, sin penalización o desde luego, si se benefician de algún modo de subvenciones del tipo que sea. Igual hay alguna empresa de telefonía e internet que puedo contratar que no ha deslocalizado este servicio de atención al cliente.

    "Si en vez de echar balones fuera, diciendo lo difícil que está el tema, empezamos a consumir pensando en el mundo en el que queremos vivir, quizás consigamos que se parezca un poco.". Grandes noticias. Eso quiere decir que usted es capaz de consumir con este criterio y que como dispone de un blog donde publicitar sus ideas y sus soluciones podrá detallarnos cuáles son las empresas "que anteponen su compromiso social al beneficio económico". No puedo manifestar sino mi entusiasmo ante tal perspectiva. Me preocupa mucho consumir con responsabilidad y cualquier información que me ayude a tomar decisiones en este área se lo agradeceré de veras. Permítame aconsejarle que lo haga en entradas independientes de esta, ya que así el número de personas que se beneficiarían de su información será mayor. Si le parece, claro. Expectante me quedo.
    Un saludo.

    Por Anonymous jorfasan. Fecha y hora: 23/10/06 00:10  

  • Sr. Jorfasan, exigir responsabilidades a los legisladores no es incompatible con crear nuevas leyes, de hecho, si se detecta que una ley no se redactó correctamente, es fundamental corregirla con una nueva.

    Entiendo lo que dice respecto a la publicidad que puede engañar sobre la forma de actuar de las empresas, sin embargo, en el medio y largo plazo, esas mentiras se descubren. Si hubiera una respuesta contundente de los consumidores dejando claro que no se aceptan ese tipo de mentiras, las empresas se lo pensarían muy bien antes de intentar vender utilizándolas.

    Discúlpeme por utilizar la segunda persona del singular, siempre lo hago cuando exhorto por que me parece mucho más enfática que la impersonal. Obviamente, me parece perfecto que alguien proteste tanto como le apetezca, mientras su interlocutor le aguante, pero personalmente considero ridículo quejarse por un problema que se está contribuyendo a producir cuando no se está haciendo nada al respecto.

    Sin entrar en que considero que el Estado no debe intervenir en las decisiones de las empresas -independientemente de su nivel de beneficios- mientras éstas se produzcan dentro de la legalizar vigente, dejar la solución de los problemas en manos del Gobierno es algo que ya sabemos que no funciona, podemos seguir todo el tiempo del mundo justificándonos diciendo que "es cosa del Gobierno" pero mientras nosotros no hagamos lo que nos toca, las cosas seguirán igual. ¿Cree que si hubiera una baja masiva de clientes en el momento en la primera operadora deslocalizó su atención al cliente el resto le hubiera seguido? Si nos da igual, y seguimos comprando, el resto sólo verá que se puede hacer por menos dinero manteniendo los mismos clientes.

    Yo consumo con respecto a mi forma de ver el mundo, que no coincide necesariamente con la suya. Por ejemplo, yo no estoy en contra de la deslocalización, considero que es un proceso que una vez nos favoreció y hoy nos perjudica pero beneficia a otros con economías más débiles que la nuestra. Pero en cualquier caso, es muy fácil consumir oponiéndose a la deslocalización, sólo hay que estar dispuesto a pagar un poco más por aquellos productos en cuya etiqueta ponga "made in Spain" o cualquier otro país desarrollado que le parezca bien.

    Disponer de una lista de empresas que anteponen el compromiso social al beneficio económico es complejo, pero para ir elaborando la lista de las que no lo hacen es suficiente con ir leyendo el periódico.

    Para ayudarle en a consumir con responsabilidad he creado un nuevo wiki Consumo responsable, donde cualquier persona, incluidos usted y yo, podrá incluir enlace a las noticias que le parezca que hacen que no sea responsable comprar a una determinada empresa.

    Dado su interés en consumir con responsabilidad, confío en que participará activamente en el wiki.

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 23/10/06 15:47  

  • "Si hubiera una respuesta contundente de los consumidores" Jaizki, se lo digo con todo mi aprecio, hay un revolucionario dentro de usted tratando de hacerse un hueco XDD

    Gracietas aparte, instrumentar una respuesta colectiva (consumidores, plural) no es sencillo debido a que las decisiones de los consumidores se toman de modo individual sin contrainformación de tipo alguno. Fíjese de que siempre es noticia cuando un libro tiene éxito con el boca-oído porque es extremadamente raro. La venta de libros se basa en este pais en las campañas de ventas tales como lo del premio Planeta y similares. Dicho con otras palabras sin información en la tele (conoce el índice de lectura de periódicos de este pais) que alimente a los consumidores, esa respuesta que usted no llegará nunca, y de "contundente", poco.

    La intervención estatal es curiosa. Muchas empresas no dudan en calificar de muy intrusista la normativa gubernamental pero pocas hacen ascos a las subvenciones. Y las subvenciones -que hay que solicitarlas, acuérdense- son intervenciones estatales. Si no aceptamos unas, tampoco otras. Salvo que usted sea de la opinión que las subvenciones sean restituciones de fondos.

    Respecto a lo de la telefonía y los calling center, hombre, no sé. Cuando yo me enteré que los CEC ya no estaban en suelo patrio ya no quedaba uno al que acogerse. Lo juros. De hecho pensé que la compañía de mundanzas era la misma. Pero creo que tu método de protesta en ciertos servicios básicos no es sino una simpática ingenuidad. El agua, la luz, el teléfono son asuntos para analizar mucho más tranquilamente que el jersey de angora o el triciclo del pitufillo. Son más imposiciones (y los beneficios que les permiten comprarse teles y radios, hacer curiosos pactos político-económicos como euskaltel, irse de inversiones a América) donde apenas hay libertad de mercado. Y si no hay libertad de mercado sería más idóneo que tuviera una regulación estatal más seria.

    EN fin confío en poder intervenir en el wiki aunque en el comentario a su post original le planteo alguna duda al respecto. Saludos.

    Por Anonymous jorfasan. Fecha y hora: 24/10/06 01:09  

  • Jorfasan, de lo que se trata es de que cada uno a título individual haga su parte. La suma de pequeñas acciones es la que cuenta. Mientras sigamos esperando a que lo solucione el Gobierno, seguiremos en la misma situación siempre.

    Creer que no se puede hacer nada, es una forma de autojustificar la inacción. Si hay libros que tienen éxito de boca a boca, ¿por qué no lo iba a tener otro tipo de iniciativa?

    "You miss 100% of the shots you never take."
    – Wayne Gretzky, hockey player

    Yo estoy completamente en contra de la intervención Estatal vía subvenciones. Una empresa que no es capaz de hacer dinero, no debería consumir los impuestos de los ciudadanos. Y una que hace dinero, no las necesita.

    Es cierto que en algunos servicios es más difícil que en otro poder elegir, pero si en vez de pensar en los que no se puede, empezamos a elegir en los que se puede, igual arreglamos algo.

    "El que quiere hacer algo, halla un medio; el que no quiere hacer nada, encuentra una excusa."
    Proverbio árabe

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 24/10/06 08:24  

Publicar un comentario

« página principal