El blog de Jaizki

12 diciembre 2005

Trabajadores, empresarios y la empresa ideal

Hace unos días empecé un curioso intercambio de comentarios con LibertaCom en su blog, su última respuesta me dejó pensativo un par de días y hoy he decidido comentar aquí mi punto de vista.

Para quienes tengan curiosidad por seguir la evolución de los comentarios, el primero fue en su artículo "Cuando los problemas se diluyen" y el resto en "El empresario avestruz", a raíz de estos últimos publicó una nueva entrada "El 10%". En ésta expone, resumiéndolo mucho, que pensando en todos los trabajadores y empresarios con los que ha trabajado calcula que de cada grupo podría recomendar sólo a un 10% aproximadamente. Con este dato llega a varias conclusiones, en sus propias palabras:

1) A pesar de la saturación de empresas y profesionales, siempre hay un hueco para uno más, siempre y cuando esté dispuesto a hacer las cosas bien y esforzarse por aprender y mejorar.

2) Hay mucho trabajo para los profesionales válidos, pero para poder desarrollarse tienen que tener la suerte de dar con ese empresario también válido. Si no es así, corren el riesgo de "quemarse" y terminar en el 90% restante.

3) Una empresa compuesta por ese 10% de empresarios y de trabajadores arrasaría en el mercado casi con toda seguridad. Me pregunto si alguien conoce casos de este tipo, a mí se me ocurre que tal vez Google puede ser un buen ejemplo.

En la primera conclusión no puedo hacer más que coincidir con él. El mercado nos demuestra que hay cantidad de empresas en sectores nada espectaculares que funcionan y lo hacen muy bien. Todos sabemos que hay decenas de floristerías, cientos de tiendas de muebles y miles de bares, sin embargo algunas destacan sobre las demás. ¿Mejor atención al cliente? ¿Mejores procesos? ¿Mejor personal? Cada caso es distinto, pero haciendo las cosas bien se puede triunfar en cualquier sector.

Respecto a la segunda, se me plantea un problema, ¿qué es un profesional válido? Puede parecer que la respuesta es obvia pero yo no lo creo así. El concepto de profesional válido no me parece absoluto, cada uno tenemos nuestros puntos fuertes y puntos débiles, el que puede ser válido para una empresa puede no serlo para otras. Las ganas de trabajar no son suficientes.

Como ejemplo de esta afirmación pondré el caso de la venta, ¿existe el buen comercial? Yo creo que en términos absolutos no. Aprovechándome de la teoría de un conocido voy a diferenciar cuatro perfiles comerciales diferentes: el estrella, el técnico, el relaciones públicas y el solventamarrones. El estrella sería lo que se suele entender por comercial, el rey de la fiesta capaz de engatusar a cualquiera y de vender el puente de Brooklyn. El técnico sería el ingeniero que entiende mucho de producto pero al que le cuesta cerrar las ventas. El relaciones públicas sería el que es majo y se va a tomar cafés con los clientes. Por último, el solventamarrones es ese que sale a las dos de la mañana corriendo parra llevar el producto al cliente para que no se pare la fabricación.

Como podéis observar son casos llevados al extremo, nadie es 100% de un tipo, pero seguro que todos identificáis en uno de estos perfiles a los comerciales que conocéis.

Por ejemplo, el estrella es estupendo para ventas únicas dónde no se pretende fidelizar al cliente pero... ¿compraríais un ERP para la empresa a alguien así? Cuando se trata de un tema crítico y una relación a largo plazo se busca a alguien que sepa de lo que está hablando, que se siente con uno a aclarar las dudas y que transmita confianza. El relaciones públicas es estupendo como visitador médico, pasa cien veces por las mismas consultas, cae bien y se le compra. El solventamarrones es ideal para venta de materias primas, cuando compro algo que entra en mi proceso productivo necesito estar seguro que si pasa algo voy a tener respuesta.

Con toda esta explicación quiero llegar a decir que no creo que haya profesionales válidos per se, lo que hay es personas que encajan mejor o peor en un puesto. El problema muchas veces es encontrar el puesto adecuado para la persona. Si sólo se miran conocimientos y calificaciones académicas esto es muy difícil. Las empresas que realmente se preguntan por el carácter del perfil que buscan son las que mejores resultados obtienen en la contratación.

Para terminar, en la tercera conclusión, LibertaCom dice que una empresa formada por ese 10% de trabajadores y empresarios sería imbatible en el mercado. Lo que me lleva al punto dos nuevamente, si las personas no son válidas o no en valor absoluto, lo que concluyo es que no existe ese 10% extraordinario. La empresa que realmente arrasaría en el mercado es la que tenga en equipo mejor conjuntado con los perfiles personales y profesionales mejor ajustados al puesto. Y eso, normalmente, no se consigue creando una estructura rígida y buscando personas para encajar en los huecos, la forma que mejor funciona es la organización que reparte las tareas de forma que cada trabajador pueda aportar lo mejor de sí mismo.

Con todo esto no quiero decir que no haya maulas que no valen ni para tacos de escopeta, los hay, pero yo creo que no más de un 10%, el otro 90%, en mayor o menor medida, puede llegar a aportar bastante si está en el lugar adecuado.

A modo de colofón, estableceré una analogía entre la empresa y el fútbol. Las mejores individualidades no hacen el mejor equipo. Un equipo equilibrado es mucho mejor que un equipo de estrellas. ¿Se nota de quién hablo? ;)

Etiquetas:

enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

View blog reactions | Blogs que enlazan esta entrada

2 comentarios:

  • Quiero entre sacarte dos párrafos que creo interesantes:

    Con toda esta explicación quiero llegar a decir que no creo que haya profesionales válidos per se, lo que hay es personas que encajan mejor o peor en un puesto. El problema muchas veces es encontrar el puesto adecuado para la persona. Si sólo se miran conocimientos y calificaciones académicas esto es muy difícil. Las empresas que realmente se preguntan por el carácter del perfil que buscan son las que mejores resultados obtienen en la contratación.

    Totalmente de acuerdo en este punto. En el mundo de la empresa actual no creo que se trate tanto de buscar aptitudes como actitudes. O sea las características personales por encima de los conocimientos.
    La información, o conocimiento, cada día está mas accesible y sin embargo casi todos los trabajos se enfrentan a una rápida obsolescencia del mismo. Si el profesional no cuenta con una inquietud por su formación continua pronto estará fuera de juego.

    La empresa que realmente arrasaría en el mercado es la que tenga en equipo mejor conjuntado con los perfiles personales y profesionales mejor ajustados al puesto. Y eso, normalmente, no se consigue creando una estructura rígida y buscando personas para encajar en los huecos, la forma que mejor funciona es la organización que reparte las tareas de forma que cada trabajador pueda aportar lo mejor de sí mismo.

    Creo que sin saberlo has definido entre líneas a los profesionales válidos, o al menos es lo que yo quiere ver. Sus características son:

    * Flexible: Para adaptarse a un puesto de trabajo e interrelacionarse de forma eficaz con otros puestos. También hay que tener en cuenta que la estructura y tareas evolucionarán en el tiempo y también se necesita esa flexibilidad para adaptarse a los cambios.

    * Responsable: Para organizarse a si mismo y conjuntarse con otros responsables para conseguir objetivos comunes. Además, si se contrata teniendo en cuenta un perfil psicológico, mas que uno académico (con lo que estoy de acuerdo); también necesitará ser responsable para completar y mejorar sus conocimientos.

    * Implicado: Sin una implicación adecuada no creo que asuma responsabilidades ni que quiera la autonomía requerida para desarrollar sus tareas.

    * Crítico: Esto lo añado yo. En un entorno cambiante es fundamental que el trabajador se cuestione constantemente sus conocimientos y sus procesos de trabajo y que toda esa inquietud crítica la transmita a la empresa. Esto es fundamental para la supervivencia de la empresa, si los profesionales (incluidos los puestos directivos) que la forman no detectan los problemas y oportunidades de mejora pronto será dejada atrás por otras empresas mas proclives a aprovechar las ventajas de la mejora continua.

    Resumiendo, para mí un "profesional válido" es aquel que es: flexible, responsable, se implica y es crítico consigo mismo y su trabajo para mejorar constantemente.
    Y me sigo ratificando en lo que pensaba. Con esas características, yo no conozco a muchos profesionales, y aquí meto también a directivos o jefes.

    Por Blogger LibertaCom. Fecha y hora: 13/12/05 01:47  

  • Genial argumentación, gracias por el comentario.

    Creo que en el fondo nuestros criterios están mucho más cerca de lo que pueda parecer. Lo que tu defines como el profesional válido necesario para toda empresa yo lo veo como un caso particular, no el general.

    Habrá algunas empresas que requieran que todos sus trabajadores sean flexibles, responsables, implicados y críticos, especialmente empresas pequeñas en mercados dinámicos. Posiblemente aquellas de las que más referencias tenemos por nuestro sector de actividad. Sin embargo, considero que hay muchísimas más empresas en las que no pensamos habitualmente, por quedarnos más lejos, que no requieren que todos sus empleados tengan ese perfil.

    Antes de empezar a analizar cada una de las caraterísticas que propones, citaré a Aristóteles: "la virtud es el punto medio entre dos extremos llamados vicios, el vicio del exceso y el del defecto". Con esto quiero decir que debemos entender que cuando hablas de flexible, responsable, implicado y crítico, lo haces pensando en el punto medio y no en la caraterística llevada al extremo, dónde obviamente resultaría contraproducente.

    La flexibilidad es una característica deseable, pero su ausencia no creo que invalide a un profesional que cuente con otras virtudes. Además, con una adecuada gestión del cambio, hasta personas inicialmente reticentes podrían adaptarse a nuevas situaciones. Creo que esto se consigue fundamentalmente con una buena comunicación.

    La responsabilidad es ciertamente deseable, pero hay gente que es un desastre organizativo y tiene habilidades estraordinarias, con un marcaje en corto de su trabajo puede conseguir excelentes resultados en ámbitos dónde se requiere una gran creatividad. Una persona muy agradable pero desorganizada será un problema serio en puestos directivos, pero puede ser una bendición en un Call Center calmando a clientes furiosos o haciendo televenta.

    La implicación no creo que sea una característica del profesional. Los profesionales no pueden automotivarse eternamente. La verdadera implicación se consigue conociendo la naturaleza de los trabajadores y aprovechándose de que hagan lo que realmente les gusta. Y no me refiero al trabajo en sí, si no al tipo de actividad.

    Es como en la fábula de la naturaleza del escorpión, nadie puede ir contra su naturaleza, si le das a alguien cuerda para que haga lo que le gusta, y que repercuta en el bien de la empresa, tendrás al trabajador más motivado e implicado. Aunque parezca mentira, es más sencillo de lo que parece cuadrar las actividades de la gente con sus verdaderas áreas de interés. Y es muchísimo más productivo.

    En cuanto a la crítica, creo que es positiva hasta cierto punto. Una crítica constante generada por todos los trabajadores, crearía un ruido de fondo contraproducente para la toma de decisiones por parte de la dirección. En una organización no es necesario que todos los empleados se replantéen constantemente todos los procesos, con que haya un número pequeño pero con canales fluidos para hacer llegar sus inquietudes a la dirección, ésta tendrá conocimiento de las posibilidades de mejora sin excesivo ruido de fondo.

    Con todo esto, vuelvo a mi premisa de partida, un profesional es bueno o malo dependiendo de que se ajuste o no a sus funciones. Evidentemente habrá gente que no encaje en ningún puesto en una empresa pero que pueda aportar mucho en otra. Por desgracia nadie es perfecto, ni siquiera yo. ;)

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 13/12/05 20:31  

Publicar un comentario en la entrada

« página principal