El blog de Jaizki

01 enero 2006

Creative Commons y la cultura libre

Gracias a Barrapunto leo la traducción al castellano, por Angel Sullca, de la interesante presentación Taula Rodona a Mataró: Creative Commons o abolició dels drets d’autor? de Pere Quintana Seguí.

Cuando leí por primera vez las distintas licencias Creative Commons, me encontré con la aparente paradoja de sirven tanto para dar uso prácticamente ilimitado sobre la obra reservando únicamente el derecho de reconocimiento hasta para prohibir el uso comercial y/o la obra derivada, o para obligar a mantener el mismo tipo de licencia en la obra derivada. En su presentación Pere Quintana explica de forma muy clara éste y otros temas, muy interesante la reflexión sobre las equivalencias entre software libre y cultura libre.

A continuación incluyo un extracto de la presentación de Pere Quintana. El objeto de este extracto es facilitar el acceso al original a quién se vea desmotivado a leer textos largos o servir de referencia rápida para quién ya haya leído el original y quiera refrescar ideas, pero como todo extracto es incapaz de recoger la riqueza de matices del texto original.

El copyright, inicialmente privilegio temporal para incentivar la creación cultural y garantizar la libertad de la cultura, ha salido de su restringido ámbito para regular demasiados aspectos.

Richard Stallman inició el cambio con el "software libre" y el "copyleft". El software libre da cuatro libertades: uso, estudio del funcionamiento, modificación y redistribución. El copyleft garantiza además que los derivados sigan siendo libres. Esta cláusula garantiza que generaciones futuras tengan la libertad de construir sobre la creatividad de las generaciones pasadas.

La cultura libre responde a la necesidad de extender las ideas de Stallman a otros ámbitos igualmente afectados por los excesos reguladores del copyright. Hay dos caminos para crear una cultura libre: modificar la legislación de derechos de autor o utilizar licencias para ceder los derechos de nuestras obras.

La primera sería la ideal puesto que liberaría toda la cultura de golpe, desgraciadamente, los legisladores siguen el camino contrario. De momento, sólo queda la segunda posibilidad.

El proyecto con más éxito en este sentido es Creative Commons liderada por Lawrence Lessig. Creative Commons ha creado diversas licencias que permiten al autor ceder algunos de los derechos que le da la ley, sin necesidad de tener conocimientos legales. No todas estas licencias tienen el mismo grado de libertad, Creative Commons ha creado un gradiente que va desde "todos los derechos reservados" hasta el equivalente del software libre en la cultura.

La estrategia ha tenido un éxito importante, pero ha provocado que se rebaje el concepto de cultura libre a mero freeware cultural. Sólo una de las licencias Creative Commons es libre y copyleft, el resto son más restrictivas: simple freeware. Dan libre acceso a la cultura ahora y en el futuro, pero no permiten que nosotros ni generaciones futuras construyamos sobre la cultura de hoy. Creative Commons ha fracasado a la hora de establecer un estándar de libertad.

La existencia de varias licencias Creative Commons, hace creer que cediendo algún derecho ya se está haciendo cultura libre, ya que se asocia a Creative Commons con este concepto. Muchos autores están apuntándose a la cultura libre utilizando las licencias Creative Commons más restrictivas, aquellas que no permiten el uso comercial ni las obras derivadas.

Hay alternativas a Creative Commons, licencias libres y copyleft realizadas por grupos de personas conscientes de la necesidad de un estándar alto para la cultura libre, por ejemplo, Free Documentation License de la Free Software Foundation o Art Libre, creada por el colectivo francés copyleft_attitude.

La liberación de la cultura desde abajo, requiere la participación activa y generalizada de los creadores, algo muy complejo. Además, autores utilizando diferentes licencias incompatibles provocan barreras a la creación de obras derivadas.

El mejor futuro posible es que se recorten los derechos de autor, volviendo al equilibrio original. Es decir, que se reduzcan los aspectos protegidos por los derechos de autor y que los términos de protección sean los más cortos posibles sin frenar la creatividad.

Las licencias libres deben ser una herramienta transitoria para ir liberando cultura hasta que se reduzcan los términos del copyright. No se debe perder de vista este punto. Las licencias Creative Commons pueden llegar a ser contraproducentes si los autores llegan a considerar realmente lícito tener todo este manojo de derechos durante tanto tiempo y, al expirar el copyright, viesen con malos ojos el dominio público.

En conclusión, hay que hacer un esfuerzo importante para convencer a los legisladores de que reduzcan los términos y el alcance de los copyright. Es lícito que los autores que lo quieran disfruten de un corto monopolio para incentivar así la creación cultural. Mientras se modifica la legislación, sería deseable utilizar licencias verdaderamente libres, siguiendo el espíritu del software libre.

enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

View blog reactions | Blogs que enlazan esta entrada

3 comentarios:

  • "Hay pan para que nadie proteste y circo para que nadie piense"

    pués eso ;)

    Por Anonymous Anónimo. Fecha y hora: 1/12/06 01:30  

  • Hay también obras que no son el resultado de la creatividad sino verdaderos relatos de una realidad fundamental y útil a otros.

    Y usted trata de convencerme de que esto no debería pagarse a su verdadero autor ?

    .....

    Si, además, este conocimiento esta explicado de manera que pueda ser directamente provechoso a cualquier persona que lo quiera aplicar, una información explicada a la manera de una guia para aprender a hacer negocios por ejemplo, de una forma que alcance a cualquier lector de la mejor manera para que él asimile este conocimiento, entonces qué es lo que podria justificar que esta obra pertenece a todos y que por lo tanto debe ser de consulta libre y gratis ?

    En cuanto a compartir informaciones de forma gratis, porque al final ese es el verdadero tema y la base que muchos tenemos para intentar emprender proyectos beneficiosos, aunque carezcamos de cualquier medio económico, lo mismo que los libros se pueden leer gratis en cualquier bibiloteca pública, yo creo mas bien en la verdadera utilidad del internet, Y EN EL TRABAJO DURO PARA BUSCAR LO QUE UNO QUIERA, APRENDIENDO A USAR ESTA HERRAMIENTA.


    Existen tantas webs, no siempre lo bastante anunciadas, pero que si rebosan de verdaderas informaciones Y de consulta y uso libre.

    Otra cosa que siempre habra que aprender cometiendo sus propios errores, sera aprender a hacer la diferencia entre una información de verdad y una información orientada o desviada, porque a este nivel uno es uno y si él mismo nunca se da cuenta, de poco le servirá todo el dinero del mundo para llegar a saber si lo que lee o lo que le dicen es verdad o no lo es....

    No obstante, el pretexto según el cual se deberia permitir a las generaciones futuras poder modificar libremente y lucrarse con informaciones de otro sin ningun derecho del autor ni ninguna obligación hacia él me parece ser sencillamente una mentirá más para intentar justificar lo injustificable : el robo no legal pero por desgracia dificilmente demostrable que algunos pocos practican todos los dias con las informaciones de muchissimos,

    hasta que cese esta situación por agotamiento natural de la gallina de los huevos de oro, o por agotamiento de la gran mentira, llamelo usted como quiera llamarlo ............

    Por Anonymous Anónimo. Fecha y hora: 1/5/07 01:23  

  • Anónimo, el texto que cito es, como indico, de Pere Quintana Seguí, así que si quiere discutir sobre el contenido del mismo es mejor que se dirija directamente al autor.

    En cualquier caso, me parece que hace usted una lectura muy parcial e interesada del mismo. Dice usted que el texto defiende que no haya derechos de autor, sin embargo, si se molesta en leer de nuevo, verá que no es así. Lo que defiende es que esos derechos de autor no sean tan restictivos y tan dilatados en el tiempo que acaben desincentivando la creación cultural, que es lo que teóricamente quieren favorecer. Y como medida temporal, hasta que los Gobiernos lo asuman, anima a utilizar licencias que permitan a los autores ceder los derechos de sus obras.

    Si tiene dudas al respecto, le aconsejo que lea el texto original y, en especial, el último párrafo, con las conclusiones.

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 1/5/07 12:10  

Publicar un comentario

« página principal