El blog de Jaizki

25 enero 2006

Confianza

Hace unos días numerosos blogs, entre ellos éste, se hicieron eco de un llamamiento de Mario López de Ávila ante una necesidad urgente de PCs por parte de la Fundación Bip Bip. Afortunadamente parece que el llamamiento fue un éxito, May Escobar, directora general de la Fundación Bip Bip, envió un correo de agradecimiento que Mario compartió con todos.

En su entrada sobre este llamamiento, Consultor Anónimo ya amenazaba con una nueva entrada.
(…) Luego a ver si comento dos cosillas al respecto: una, su táctica para difundir el mensaje y dos, la confianza implícita para que otros lo repliquemos.
Tres días después cumplía con la segunda de las dos cosillas publicando Confianza ciega, una entrada muy interesante sobre la confianza. En ella comenta que ante la presión mediática hemos desarrollado tremendamente nuestra capacidad de ignorar todos los mensajes. Sin embargo, Mario pide ayuda y muchos dedicamos unos minutos a difundir el mensaje. ¿Por qué? Por la confianza que Mario ha generado. Ni siquiera nos hemos parado a pensar quién es la Fundación Bip Bip, si Mario dice que merece la pena, no hay más que hablar.

Hoy Mario, halagado por las palabras de Consultor Anónimo, trata el tema de la confianza. En esta entrada, comenta que la reputación es el elemento clave para generar confianza. Y para labrarse esa reputación hay que tener un comportamiento íntegro y predecible. La confianza es algo que recibimos y que, por lo tanto, se nos puede quitar. En cada interacción la confianza se pone a prueba. Es la forma que tiene la comunidad de protegerse, por eso la reputación hay que ganarla día a día.

En mi opinión la reputación, al igual que la amistad, se parece a los árboles, tarda mucho en crecer pero cuando es grande y fuerte hace falta un huracán para que desaparezca de golpe. Disculparemos mucho más el fallo de alguien en quien confiamos que el de alguien en quien no.

Mario también comenta que la reputación minimiza el riesgo de las interacciones, ahorra esfuerzo a la hora de relacionarse con desconocidos, nos da un referente antes del primer contacto. Con una certificación de calidad el certificador presta su reputación al certificado. Eso nos ahorra tiempo y dinero, al no tener que comprobarlo por nosotros mismos.

Ese es el principio de funcionamiento de las redes sociales, yo puedo responder de quién conozco, si te fías de mí, puedes fiarte de quién yo te digo que es fiable, te ahorro tener que generar confianza desde cero. Las herramientas online de gestión de redes sociales son un servicio realmente interesante que, creo que por factores culturales, no acaba de despegar en España.

Lo que tengo claro es que la confianza que depositan en uno obliga, al menos a mí. Cuando alguien me recomienda no sólo me preocupo por ser profesional, algo que hago siempre, si no que me preocupo por ser digno de esa confianza y dejarle en buen lugar. Aunque no haya recomendación por medio, también me siento con la responsabilidad de cumplir la expectativas de veracidad e interés de los que me leen. Como dice Mario Intentaré estar a la altura, chicos.

Un tema que me tiene muy intrigado es la confianza en el mundo digital, como comenta Consultor Anónimo hemos desarrollado capacidad para ignorar todos los mensajes y, sin embargo, el mismo dice que Mario le ha generado una credibilidad importante únicamente a través de su blog. Quizás en el mundo digital fiarse de otros sea, como comentaba Julen, una necesidad para no acabar desbordados de información acudiendo a las fuentes de todo lo que leemos.

Yo mismo sigo a diario a algunos bloggers que me han generado confianza: Mario, Consultor Anónimo, Julen... A Mario he tenido la oportunidad de conocerle en persona pero no así a Consultor Anónimo o a Julen y, sin embargo, me alegro cuando leo sus comentarios en los mismos blogs que yo leo. Supongo que compartir intereses refuerza esa confianza en ellos.

Debo reconocer que me resulta curioso que cuanto más desconfiamos de las personas en el mundo real, más confiemos en las personas en el mundo digital. ¿Será algo exclusivo de los bloggers? ¿Será por que compartimos intereses y creemos conocernos por lo que publicamos? Y lo más importante, ¿será esta confianza tan robusta como la que se genera en persona o será un árbol sin raíces?

Etiquetas:

enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

View blog reactions | Blogs que enlazan esta entrada

4 comentarios:

  • Jaizki, por introducir otra idea en tu discurso: la confianza debiera llevarnos a aceptar y fomentar la crítica. Me preocupa que a veces, la confianza conduce a un cierto estar de acuerdo con todo lo que proviene de esas fuentes. Me da un poco de miedo este estar siempre con los amigos. Por supuesto que lo entiendo y que nos hace sentir muy a gusto, pero a veces hay que tener cuidado y mirar también a otras partes que no están de acuerdo con nosotros.
    Un saludo,

    Julen

    Por Blogger Julen. Fecha y hora: 25/1/06 20:02  

  • Julen, ciertamente es un tema interesante el que comentas.

    Para no caer en el síndrome de los Austrias es positivo airearse de vez en cuando: salir del confort de lo conocido y adentrarse en otros mundos. Como lector es bastante fácil, sólo hay que darse una vuelta por BlogMemes, menéame o Populicias. com. Como autor es más complicado, no es nada fácil atraer y retener espíritus críticos que lean y comenten.

    Personalmente me ocurre que cuando hago un comentario esporádico en un blog no me importa ser crítico -siempre con educación- y, sin embargo, cuando comento de seguido me resulta difícil mantener ese factor crítico para evitar parecer excesivamente negativo.

    Quizás debamos crear una nueva red como Ad Free Blog, pero que indique a los lectores que los comentarios críticos son bienvenidos. Creo que voy a añadir alguna frase al respecto en mi plantilla.

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 25/1/06 21:03  

  • Bueno, yo creo que una vez que te lees e intercambias un par de opiniones con alguien, ya tienes mayor nivel de relación que con mucha gente en la "vida real". Es decir, que a lo tonto, la primera barrera cae.

    Y luego está la consistencia: si tu lees a alguien y te "cuadra" un día sí y otro también, su "marca" cada día está más valorada. Y esos valores que se vinculan a su marca hacen que actúes de forma más rápida en la toma de decisiones. Es decir, si yo veo un Audi, le doy por supuesta una calidad mecánica que en otros puedo poner en duda. Y eso no se consigue con marketing ni es flor de un día, sino que es el resultado de un posicionamiento constante de marca...

    Por Blogger Consultor Anónimo. Fecha y hora: 30/1/06 13:49  

  • Consultor Anónimo, gracias por tu comentario.

    Supongo que algo de razón tienes en eso de que un intercambio de opiniones es más de lo que tenemos con mucha gente que conocemos en el mundo físico. No obstante, sigue resultándome curioso lo fácil que nos resulta establecer esas relaciones de confianza en el mundo digital. Supongo que será porque sólo seguimos a aquellos con quienes detectamos cierta afinidad desde el principio. En el mundo digital es mucho más fácil filtrar a quién queremos prestar atención.

    En ese sentido, la consistencia de quién leemos es fundamental para reforzar nuestra idea inicial.

    De todas formas, creo que la marca personal derivada de la consistencia no es comparable a la marca de generada por una compañía. La calidad mecánica de Audi o la seguridad de Volvo, derivan ciertamente de una preocupación de estas marcas por esos aspectos a lo largo del tiempo, pero también de un marketing a largo plazo destinado a reforzar esa conexión. No creo que Audi tenga mejor calidad mecánica, ni que Volvo tenga más seguridad, que Mercedes. Sin embargo, Mercedes se asocia con clase y exclusividad, no con los otros factores.

    Nuestra imagen de las compañías no deriva únicamente de su consistencia, si no que también lo hace de su publicidad. A nivel personal puede existir también ese factor de autopromoción, pero creo que su alcance es más limitado. Aunque hay auténticos expertos en ese arte.

    Por Anonymous Jaizki. Fecha y hora: 30/1/06 19:03  

Publicar un comentario

« página principal